domingo, 13 de noviembre de 2016

PMP. De un solo trazo.

Dentro del mundo de la topología hay varias partes que se pueden tratar de una forma muy lúdica. A una de esas partes ya le dedicamos la entrada PMP. Teorema de los cuatro colores. Y otro es el de los recorridos topológicos que nacieron con el problema de los Puentes de Könisberg, a quien también dedicamos la entrada PMP. Camino incierto.

Como hemos visto por las entradas indicadas, este tipo de problemas suele ser encontrado con facilidad como enunciado de pasatiempos en la prensa y revistas.

Hoy vamos a hablar de un bloque de retos que se englobarían dentro del segundo tipo. Nos referimos a los problemas en los que hay que dibujar una figura complicada sin pasar dos veces por la misma línea. Aunque en los pasatiempos que vamos a poner siempre se puede encontrar la solución, en muchos libros de matemáticas recreativas podemos encontrar enunciados en los que hay figuras que se pueden conseguir y otras que no.

El primer ejemplo está recogido de la revista MUFACE nº 177 de invierno de 1999.


El segundo apareció en el diario El País el 30 de octubre de 1999.


Para que veamos que este tipo de problemas es muy usual encontrarlo en las revistas infantiles, el siguiente ejemplo está tomado de la revista TOP de marzo de 1997.


Y para acabar, y que se vea que se puede complicar, a simple vista, la figura tanto como se quiera, vemos otro tomado de cuadernillo de pasatiempos de El Pequeño País del 11 de septiembre de 1989.


Como veremos otro día, las figuras no siempre tienen porqué ser geométricas. Es más, en los pasatiempos infantiles es corriente que las líneas que hay que dibujar tracen una figura decorativa.